“Mi nombramiento fue un reconocimiento a todas las mujeres”

Freddy Cardoza | 09 Marzo 2017 | Edición Impresa END
Hace 19 años inició una de las asociaciones de microfinanzas en el país con el fin de trabajar con aquellos sectores que no eran atendidos por la banca tradicional. Como organización incipiente, tuvieron frente a sí innumerables retos y desafíos que, hoy por hoy, fueron superados y alcanzados, teniendo en su haber el éxito y la formalización de entidades microfinancieras con capital robusto y una atención a más de medio millón de personas.

Sharon Riguero Montes fue quien asumió la presidencia de Asomif desde su fundación, en noviembre de 1998. Desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente y asegura que hoy la institución que ella inició dirigiendo cuenta con una posición de reconocimiento a su válido liderazgo, ha crecido en número y naturaleza de organizaciones afiliadas, han creado empresas ligadas al sector y atendiendo necesidades de fortalecimiento institucional de sus afiliadas, logrando a su vez ser ejemplo de sostenibilidad económica en la región.

Según Riguero, a inicios de los años 90 con el cierre de la banca de desarrollo y por ende la suspensión de los programas estatales de fomento, con la privatización del sistema financiero nacional, se observa una drástica reducción de los programas de financiamiento para micro y pequeños empresarios y productores del país.

Estos sectores fueron atendidos por una significativa cantidad de organismos no gubernamentales (ONG), especializados o no en el sector financiero, cuyo objetivo era brindar servicios financieros y no financieros a micro y pequeños empresarios, principalmente, del sector urbano y rural del país, “siendo reconocido el valioso papel que jugaba la mujer y su necesidad de financiamiento históricamente relegada”, recalca.

Luego de un período de reconocimiento del trabajo que vienen haciendo, surge la iniciativa de crear una organización representativa de la industria de microcrédito, iniciativa apoyada desde su inicio por la cooperación internacional. Y así nace, en noviembre de 1998, la Asociación Nicaragüense de industrias de Microfinanzas (Asomif), “como la genuina expresión del sector más representativo de organizaciones dedicadas al microcrédito, atendiendo la necesidad de abrir espacios institucionales, de fortalecer a las instituciones afiliadas y garantizar el desarrollo de la industria”.

“Podría señalar que entre los principales retos y desafíos de entonces están el de ser reconocida como interlocutora válida de una industria relativamente nueva, pero que al atender a un sector con un importante peso en la economía del país, debía ser notada e integrada a la dinámica nacional”, señala Riguero, quien añade que otro desafío era lograr sumar mayor número de instituciones afiliadas que tuviesen confianza en la gestión de la junta directiva recién nombrada “y por ende en mí como su representante”.

Asimismo, establecer vínculos estrechos de apoyo y colaboración con organismos nacionales e internacionales, e identificar las necesidades más apremiantes del sector para proponer soluciones permanentes que garantizaran su desarrollo y sostenibilidad.

LOGROS

Dentro de los principales logros durante su gestión, la primera presidenta de Asomif destaca la firma de importantes convenios de cooperación con organismos multilaterales, ganar espacios en el sector gubernamental, así como sentar las bases para la creación de la primera ley de microfinanzas, una propuesta e inquietud surgida del seno de Asomif.

Finalmente, Riguero recuerda que ya para cuando fue electa presidenta de las instituciones de microfinanzas, la mujer ya había venido abriendo sus propios espacios en el mundo financiero, “muchas mujeres habían destacado en diversas áreas de acción, en el sector de nuestra industria ya era notoria su participación al frente de exitosas organizaciones. Era un trabajo de años que culminaba con el reconocimiento a todas las mujeres y su contribución al ser electa como la primera presidenta de la organización”.

No hay comentarios

Agregar comentario