Ley 769 debe estimular el ahorro para la inclusión financiera

Verónica Herrera* 16 Marzo 2017 | Edición Impresa
El ahorro se ha convertido en los países en desarrollo en la base de la inclusión financiera de los sectores de menores ingresos; por tal razón la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinancieras (Asomif) ha venido promoviendo su autorización en el marco de la Reforma a Ley 769, Ley de Fomento y Regulación de las Microfinanzas, para permitir a los nicaragüenses, y particularmente a los micro y pequeños empresarios, obtener una cuenta de ahorro como un derecho fundamental.Verónica Herrera.- Verónica Herrera. -

Asomif y sus afiliadas cuentan con 577,000 familias con acceso al crédito. Si estimuláramos el ahorro en estas familias y lográramos, por citar un número, que ahorren un dólar semanal, esto significaría una masa monetaria de 2.3 millones de dólares mensuales, es decir U$27.7 millones al año, que permitiría atender a 37,000 familias adicionales cada año en servicios crediticios.

La pregunta es ¿hay capacidad de los microempresarios de ahorrar en el país? Yo considero que sí. Lo que no hemos hecho es estimular a los consumidores y a los microempresarios a tener la disciplina de ahorro. Los especialistas dicen que después de 21 días consecutivos de hacer un acto, realmente se vuelve un hábito, lo que nosotros en menos de un mes podríamos crearles el hábito de ahorrar apoyándonos en programas de educación financiera.

Las ventajas de estimular el ahorro en personas de escasos recursos son muchos: uno, el país recibiría una masa monetaria que anda circulando sin destino productivo; dos, las familias tendrían la oportunidad en un estado de emergencia de tener un dinero disponible en reserva; tres, esta cuenta de ahorro serviría de garantía en las instituciones de microfinanzas y bancarias para obtener un préstamo a una tasa de interés menor.

Aun cuando en la Ley 769, ya se permite la emisión de bonos en bolsa como forma de financiamiento para las IMF, este tipo de operaciones es un esquema similar al ahorro, pero destinado a segmento de altos ingresos. No obstante, no se nos permite captar ahorros directos. Sin embargo, estamos proponiendo un nuevo esquema que garantice a los microempresarios ahorrar, con las seguridades que exige un órgano supervisor.

El esquema tradicional de ahorro hasta hoy en práctica es: el cliente llega al banco, abre una cuenta con una determinada cantidad, el banco a cambio paga un porcentaje a Fogade, también tiene la obligación de depositar un porcentaje en el Banco Central denominado “encaje legal”; tener un buen sistema de prevención de lavado de dinero, esquemas de seguridad interna como bóvedas, tesorerías, entre otros. Si sumamos el costo del Fogade, del encaje legal y de los otros antes mencionados, esto representa una disminución de la capacidad de beneficiar a más clientes en la colocación de préstamos.

Frente a esta necesidad se nos presentan varias opciones innovadoras. Una sería que pudiésemos actuar como agentes o corresponsales no bancarios en el manejo de las cuentas de ahorro de los bancos mediante el uso de tarjetas de débito y medios electrónicos de pago ya existentes en el mercado. Tomando en cuenta este esquema, como Asomif consideramos que las microfinancieras no estaríamos sujetas al encaje legal.

Nosotros no estamos pensando en un esquema de ahorro tradicional. Estamos creando un esquema de ahorro seguro que se apoye en el Sistema Financiero existente, pero que también le den el acceso a los microempresarios. Es decir, el microempresario ahorraría con nosotros, retiraría con nosotros, pero las transacciones grandes irían a la banca. La banca nos devolvería en forma de préstamos las IMF, a tasas previamente negociadas, el dinero depositado por nuestros clientes, para que nosotros podamos hacerles llegar ese recurso al microempresario a bajos costos.

Con esto la banca saldría ganando y nosotros seríamos codistribuidores de ellos. El cliente ganaría porque tendrá una cuenta de ahorro y ese es el derecho a la inclusión financiera que queremos generar a través de la modificación de la ley. Esperamos que esto sea una realidad en el corto y mediano plazo para bienestar de todos.

No hay comentarios

Agregar comentario